DISCRIMINANDO DESINFORMACION ALIENIGENA PARTE 4

Publicado en por ORION

Descifrando el núcleo del engaño

La mayor fuerza de la desinformación es también su mayor debilidad: la de poder llegar a tantos medios que no puede alcanzar a todos.

 

Dado que la audiencia tiene una inteligencia y una capacidad de atención limitadas, el mensaje debe ser vulgarizado para alcanzar su objetivo. Lo que lo hace visible para quien está ojo avizor. Para que un mensaje sea tan inteligente como para engañar al más crítico, debería necesariamente ser tan sutil y complejo que pasaría por encima de las cabezas de su pretendida audiencia.

Por ejemplo, el paquete desinformativo para un show popular de radio alternativa capturaría las mentes de una buena mayoría de público, pero debería ser tan simplista que los oyentes de una minoría discernidora pondrían los ojos en blanco. La buena desinformación debe ser lo suficientemente sofisticada como para minimizar hasta la irrelevancia a la minoría crítica, mientras se mantiene lo suficientemente simple como para resultar atractiva para la mayoría requerida.

La desinformación se origina con el intento de anticipar una agenda, por tanto puede ser vuelta del revés para revelar esa agenda. Analizando la suficiente desinformación alien se puede deducir lógicamente la agenda extraterrestre. Alternativamente, se pueden formular hipótesis de cuál debería ser la agenda, y luego buscar diferentes fuentes que llevaran los rasgos de desinformación consistentes con esas hipótesis.

En los quince años que llevo estudiando el tema, lo que emergió fue un modelo distintivo de desinformación, entretejido a través de numerosas fuentes, que iban desde las publicaciones académicas hasta las místicas. Por conveniencia llamaré a este patrón “el núcleo del engaño”. Consiste en medias verdades vertidas entre fuentes aparentemente independientes, pero que comparten una dirección común de persuasión.

 

A menudo las mismas falsedades estaban enmarcadas diferentemente para resultar atractivas a determinadas audiencias.

El “núcleo del engaño” contiene los siguientes elementos clave:

  1. Animan el cese del discernimiento.

  2. Aplican erróneamente principios espirituales.

  3. Modelan los hechos inevitables.

  4. Enmarcan la interferencia alien dentro de la luz divina o del destino.

  5. Amenazan con las consecuencias de la no cooperación.

  6. Convencen a través de promesas y recompensas.

  7. Conducen las suposiciones ingenuas hacia falsas conclusiones.

  8. Manipulan las emociones a través de eufemisnos y disfemismos.

  9. Degradan la humanidad.

  10. Ponen de chivo expiatorio a los líderes corruptos humanos.

  11. Aseguran la amnistía para los líderes corruptos humanos.

  12. Glorifican la imagen alienígena y apelan a la simpatía.

  13. Coercen el consentimiento individual y colectivo.

  14. Piden la unificación y la integración de los humanos con los extraterrestres.

  15. Limitan el conocimiento de la realidad hiperdimensional.

Ofrecen falsas dicotomías a través de intercambiar papeles.

 

Lo que sigue es una exploración más profunda de estos elementos. Los ejemplos reales están parafraseados de la literatura, junto con mi comentario y análisis. Recuerden que estos ejemplos existen por ahí ahora mismo, y están activamente dando forma a la opinión pública para que mantenga un cierto punto de vista sobre la presencia alien.

 

Comparen la imagen que impulsa el “núcleo del engaño” con la que se presenta en este libro, y decidan por sí mismos cuál es la más comprensiva, verdadera en experiencia, lógica y real.

 

 

Elementos del Núcleo de Engaño

 

1. Animan el cese del discernimiento
 

No podemos juzgar a los alienígenas como malos si nosotros mismos tenemos problemas.

Esta afirmación presenta al discernimiento como un hipócrita acto de juicio moral, por lo que desanima el discernimiento sugiriendo que deberíamos evitar la hipocresía empezando primero por no señalar con el dedo. Presenta una falsa elección entre examinar a fondo a extraterrestres o a humanos, mientras se ignora al otro.

 

En lugar de eso, necesitamos examinar objetivamente a ambos, a propósito de los problemas. Quizás algunos problemas humanos estén relacionados con problemas alienígenas, como cuando los extraterrestres están implicados en la modificación no ética del comportamiento de sus objetivos humanos.
 


Sería hipócrita hacer aspavientos sobre lo que los alienígenas negativos hacen a los humanos cuando los propios humanos comen, maltratan y experimentan con animales.

Como ya mencioné, las injusticias cometidas tanto por humanos como por alienígenas deberían ser traídas a la luz, pero tengamos presente que una cosa mal hecha no justifica otra, como tampoco la eliminación de una cosa mal hecha elimina otra. Incluso aunque todos los humanos se convirtieran en veganos, la tendencia declarada de ciertos alienígenas de comer humanos continuaría.

 

No son sólo los violadores quiénes son abducidos y luego violados, o quiénes comen carne los que son tomados y comidos, o los criadores de ovejas los que aumentan la población de abducidos domesticados e implantados. Es más un caso de maltrato y experimentación animal que es reflejo microcósmico de una dinámica negativa mayor, y que ciertos alienígenas han llegado a convertir en elevado arte.

 

Cuando miramos quién está cometiendo las peores atrocidades con los animales, vemos que esos denominados “humanos” han perdido todo contacto con su humanidad y se han alineado con algo subhumano o demoníaco, y lo mismo podemos decir de los extraterrestres que lo hacen a los humanos. Ninguno de los dos debería ser excluido de la crítica debido a las acciones del otro.
 


No deberíamos pensar en los extraterrestres negativos porque cuando nos enfocamos en ellos, les damos energía y los atraemos.

Esto es una aplicación errónea de la Ley de Atracción.17

 

Si bien atraemos aquello con lo que nos obsesionamos o que revestimos de emoción, lo contrario –repelemos aquello que ignoramos- no es verdad. Ignorar algo le quita su fuerza de atracción, pero todavía puede manifestarse fortuitamente o por su propia libre voluntad. Lo que realmente repele y bloquea es el conocimiento, la acción preventiva, las intenciones y las solicitudes de protección. Por eso esta afirmación está totalmente invertida, ya que propone la ignorancia como solución. La ignorancia simplemente nos deja la puerta abierta de par en par.
 


No podemos comprender la motivación de los extraterrestres porque están mucho más avanzados que nosotros.

Los humanoides con los que estamos tratando son avanzados pero lo suficientemente parecidos para que, a través de una investigación diligente, la experiencia personal y la inteligencia espiritual, podamos comprender lo suficiente de sus motivaciones como para detectar benevolencia o insinceridad. Aquellos que aceptan límites para la comprensión humana han fracasado en demostrar ellos mismos esos límites, y por tanto no tiene derecho a efectuar estas declaraciones, e incluso si lo demostrasen y levantasen una pared, otros podrían todavía atravesarla a base de volarla.
 


No sabemos lo suficiente, por eso deberíamos mantenerlo sencillo y atenernos a una visión en blanco y negro.

Esto recomienda la ignorancia en nombre de lo práctico y de lo objetivo, implicando que deberíamos sólo movernos hacia delante utilizando lo que tenemos en relación a la presencia alienígena, y mantenerlo sencillo. ¡Qué perspectiva más derrotista! En lugar de quedarse en una imagen simplista y errónea, lo que debería hacerse es ampliar el alcance de la investigación, y aplicar algo de pensamiento crítico para ir mejorando la precisión de la imagen.
 


No podemos determinar las intenciones de los extraterrestres hasta que hayamos trabajado con ellos durante suficiente tiempo como para ver qué tienen que ofrecernos. Hacerlo antes de eso es como pasar directo a las conclusiones.

Cuanto más sepamos de la presencia alien y de sus posibles motivaciones por adelantado, a partir de las montañas de evidencia y de investigación ya disponibles, más criterio tendremos, y más astutamente perceptivos seremos cuando llegue el momento del contacto y las negociaciones.

 

En otras palabras, discerniremos más rápidamente las intenciones extraterrestres si nos pillan con la mesa puesta. Quizás lo suficientemente rápido como para apartarnos de compromisos desastrosos. En lugar de eso, esta declaración anima a posponer el juicio hasta después de haber establecido ya numerosos acuerdos y relaciones con facciones alienígenas, lo que puede resultar demasiado tarde si la facción alienígena en cuestión es particularmente persuasiva e invasiva.



Nuestra falta de comprensión es lo que nos lleva a percibir erróneamente como hostiles los métodos alienígenas. Somos como animalillos asustados que se resisten a recibir la ayuda de un amable veterinario. Los extraterrestres están aquí para enseñarnos, y nuestro irracional miedo de ellos es lo que nos impide aprender.

Existe una diferencia entre una reacción ciega de miedo hacia algo desconocido, y el descubrimiento, tras años de investigación, de las trampas extraterrestres. La falta de comprensión puede, así de simple, llevarnos a percibir fuerzas insinceras como si fueran benevolentes, mientras que la adecuada comprensión puede desenmascararles y revelar las dinámicas de embuste que esconden.

 

Hay demasiada investigación, testimonios de abducidos y evidencias históricas que indican intenciones hostiles entre algunas facciones alien. Racionalizarlos como si fueran simples reacciones de miedo y comprensiones erróneas es ingenuo y deshonesto en extremo.
 


Las mayores barreras producen las mayores recompensas, por tanto necesitamos pasar a través de nuestro miedo a los alienígenas, y aceptar nuestra asociación con ellos para recibir las recompensas.

Este es otro ejemplo que confunde la sabia prudencia con el miedo ignorante. En tanto que hay personas que temen lo desconocido, y por tanto temen a todos los alienígenas, hay otros con suficiente conocimiento de las facciones alien negativas para ser igualmente precavidos, aunque con los ojos abiertos de par en par en lugar de cerrados. El reto que la humanidad enfrenta no es sólo superar el miedo a lo desconocido, sino una falta de criterio relativa a lo desconocido, una vez que rompe los muros de la realidad consensuada.
 


Esperar que la llegada de los alienígenas sea algo más que una bendición positiva es priorizar los centros primitivos de miedo de vuestro cerebro en lugar de las zonas más evolucionadas.

De nuevo, esto trata de hacer pasar unas perspectivas educadas en la precaución como si fueran ciegas reacciones de miedo. Juega con el tópico políticamente correcto, materialista y auto despreciativo de que los humanos son más primitivos de lo que realmente son.

 

En tanto que muchos humanos están ciertamente embrutecidos por los estándares alienígenas, es poco limpio proyectar esto sobre otros que son maduros, conscientes, con criterio, y que han hecho la investigación, pasado experiencias y/o encarnado con un conocimiento poco común relativo a la presencia alienígena.
 


Enfocarse en los alienígenas negativos nos aparta de progresar con la mayoría de extraterrestres que son positivos.

Ser consciente de los alienígenas negativos, sus características, tácticas y motivaciones es lo que nos permite distinguir entre los extraterrestres genuinamente positivos y aquellos que simplemente pretenden ser positivos. De hecho, las facciones alienígenas positivas pueden requerir un estándar mínimo de criterio en sus contactos potenciales, y saber cómo discernir entre ellos y los impostores puede ser la esperada prueba de madurez y de mérito para el contacto.

Esto no significa que uno debería obsesionarse con los potenciales negativos hasta llegar a excluir a los positivos, ni tampoco al contrario, más bien deberíamos equilibrar ambos.
 


No hay correcto y erróneo, ni bueno ni malo, cuando se trata de extraterrestres, estos son etiquetas que proceden de nuestras propias actitudes de enjuiciamiento.

Esta clase de relativismo moral asegura que, con un criterio cero, la humanidad cedería las riendas de su destino a la primera facción alienígena que se ofreciera como nuestra conciencia sustituta. En lugar de rechazar el juicio, deberíamos afilarlo. Mientras que lo positivo contra lo negativo se defina de una forma lógica, intuitiva y con criterio, los juicios válidos pueden realizarse sin caer en los errores de una desviación emocional, un dogma ciego o una tradición anticuada.

 

Dado que la humanidad habrá de enfrentar las consecuencias de sus decisiones, sólo debe tomar aquellas decisiones que estén de acuerdo con su más elevado sistema de valores, a fin de crecer desde la experiencia y preservar la auto determinación.

Las facciones alienígenas tienen sus propias ideologías; algunas concuerdan con los valores establecidos por la humanidad, otras no. Esto separa a las facciones extraterrestres en aquéllas que respetan las decisiones de la humanidad, y aquéllas que se oponen a ellas o las socavan.

 

Por tanto, incluso si todos los juicios fueran subjetivos y los puntos de vista relativos, todavía es responsabilidad de todos los individuos el distinguir entre las diferentes motivaciones alienígenas para ver cuáles son aceptables.
 


2. Aplican erróneamente principios espirituales
 

Todos somos Uno, todos fragmentos de Dios en el sendero de autorrealización y de fusión con Dios. No puede haber algo tal como una invasión alienígena. Para ellos invadirnos es tan imposible como que uno se invada a sí mismo, porque los extraterrestres somos nosotros, y nosotros somos ellos.

La creación no es solamente una mancha amorfa de unidad homogénea, sino una diversidad unificada. Las mentes individuales están cortadas por el mismo patrón de conciencia, pero dado que cada mente está imbuida de libre albedrío, sus elecciones pueden conducir a conflicto con las elecciones de los demás.

 

Esto es lo que alimenta la competición o la cooperación. Un león y una gacela pueden ser “Uno” en sentido absoluto, pero esto no tiene nada que ver con si el león puede o no capturar y matar a la gacela. De igual manera, el libre albedrío de las facciones hostiles alienígenas y humanas puede estar en conflicto uno con otro, y en último extremo uno gana; esto no invalida ni es invalidado por el hecho de que ambos, alienígenas y humanos, son manifestaciones de la misma conciencia primordial subyacente a la Creación.
 


Eres el creador de tu experiencia, por tanto no puedes ser una víctima, y por tanto los alienígenas no pueden ser maltratadores.

Este argumento gira sobre una imagen errónea, súper simplificada y súper ampliada de cómo la conciencia individual está enmarañada con la realidad experiencial personal.

 

La física cuántica apoya la idea de que la realidad observada está conformada por la conciencia del observador, pero en esta interacción se pasan por alto sutilezas y limitaciones. Incluso aunque creemos nuestra realidad experiencial, eligiendo en ciertos puntos, no la creamos tan completamente como para eliminar toda posibilidad de violación del libre albedrío, de maltrato, o de victimización.

 

A menudo estamos sobrecargados por las consecuencias causales de elecciones anteriores hechas por nosotros mismos y por otros que se hallan mutuamente entrelazados con nuestra realidad.

También existe una diferencia entre consentir arriesgar y consentir en alguna manifestación particular de este riesgo. Por ejemplo: cada vez que conducimos un coche, aceptamos el riesgo de un accidente sin elegir tener un accidente per se. Estar de acuerdo en afrontar el riesgo de violación de libre albedrío escogiendo entrar en una realidad en la que existe esa posibilidad no se traduce en consentir que la violación ocurra. Así pues, las violaciones del libre albedrío todavía pueden ocurrir en ambientes en los que uno ha elegido libremente entrar.
 


Cuando tememos a los alienígenas, en realidad estamos temiendo la parte de nosotros mismos que ellos representan, y nosotros representamos la parte de ellos mismos que a ellos les falta. Por tanto nos necesitamos mutuamente como espejos para aprender y desarrollar nuestro pleno potencial.

Para que este argumento funcione, las parte de nosotros mismos que los alienígenas representan deben ser una parte que tememos irracionalmente. Por tanto la consecuencia sería que aceptando e integrando esas partes hacia una mayor complección psicológica se reflejaría en aceptar e integrarse con los alienígenas para llegar a estar completos como civilización.

 

Pero ¿qué pasa si los alienígenas de marras representan las partes psicópatas, parásitas, predadoras de nosotros mismos que tenemos buenas razones para superar?

 

Entonces, en lugar de aceptar ambos necesitaríamos reconocer y superar ambos, y haciéndolo así nos desharíamos de la escoria interior y exterior y desarrollaríamos nuestros pleno potencial. La cuestión es si integrar o superar, y la respuesta depende de los motivos y características particulares de la facción alienígena, y de si lo que ellos representan es saludable y progresivo, o entrópico y disfuncional.
 


Aquello a lo que te resistes, persiste. Cuantas más concesiones se den a los alienígenas, menos dolor innecesario, resistencia y miedo persistirán en el proceso, y más se convertirá en un viaje apasionante de alegría y descubrimiento.

Cierto es que resistirse a las experiencias buenas y necesarias crea fricción y dolor, pero la afirmación asume falsamente que las abducciones alienígenas son buenas y necesarias, o implica falsamente que el dolor y el sufrimiento asociados con las abducciones son una prueba de que una experiencia positiva está siendo irrazonablemente resistida.

 

Ya sea positiva o negativa la experiencia, cooperar reducirá o eliminará efectivamente el sufrimiento, pero con dos resultados totalmente diferentes. El primero conduce a un crecimiento genuino, el segundo a la subyugación bajo la ilusión de crecimiento. El argumento intenta oscurecer esta diferencia.

 

La manera adecuada de eliminar el sufrimiento asociado a una experiencia negativa es finalizar la experiencia. En lugar de rendirse, se necesita prevalecer por encima de ello, especialmente si hay una elección en el asunto.

 

Si la persona no tuviera elección, su cooperación no sería solicitada tan desesperadamente.
 


3. Modelan los hechos inevitables


La mayoría de alienígenas son benevolentes. Sólo una pequeña minoría de alienígenas no son trigo limpio, pero esos son los que salen en las noticias por lo que falsamente parece que todos los extraterrestres son iguales. Hay sólo una muy pequeña facción de alienígenas renegados, y el resto no nos quiere ningún mal.

Esto intenta marginalizar las actividades de los alienígenas negativos, presentándolos como una minoría insignificante de alienígenas renegados o tortuosos, con el objetivo de mantener a la impresionante mayoría libre de toda sospecha.

 

Sin embargo, en lugar de ser la excepción, los encuentros con alienígenas negativos “que son noticia” son sólo la punta del iceberg. Hay incidencias que se han filtrado a través de grietas en el muro de secreto. A pesar de que los extraterrestres benevolentes existen, y pueden contabilizarse como mayoría, sería erróneo concluir que la mayoría de interacciones humanoalienígenas, como las abducciones, son por tanto benevolentes.

 

El programa de abducciones puede ser el modus operandi característico de los extraterrestres manipuladores, significando que los alienígenas benevolentes estarían poco o nada involucrados en las típicas abducciones alienígenas. Por tanto. lo que el público conoce de los extraterrestres, a través de los relatos de abducciones, no debería ser falsamente atribuido a los alienígenas benevolentes, a pesar de que posiblemente ellos sean mayoría.

 

También, el fenómeno de los alienígenas encubiertos que llevan a cabo monitoreos ocultos, influyendo y recolectando energía, muestra que aún en menor número, los alienígenas negativos pueden tener una presencia totalmente penetrante.
 


Los extraterrestres monitorean a las personas, pero sólo para ponerse al día de hasta donde han llegado sus amigos humanos.

Pobre intento de desviar el extendido problema de los abducidos que son implantados para ser monitoreados a distancia y con propósitos de influirles. El simple hecho de que necesite ser desviado ya es indicativo de que los implantes están ocurriendo, y de que preocupan a las personas que empiezan a sospechar el fenómeno.

 

Observando a los abducidos que tienen implantes se, por experiencia personal, que su función no es simplemente monitorear y registrar. Dependiendo del tipo, los implantes también pueden influir en las emociones, alterar la producción de hormonas, crear desorientación para interrumpir líneas de pensamiento prohibidas, inducir repentinas somnolencias, crear parálisis, manipular sueños, simular esquizofrenia, insertar pensamientos y transmitir voces e imágenes.
 


Si escuchan informaciones acerca de abducciones negativas, no se alarmen, porque están a seguro, al igual que siguen estando seguros a pesar de que escuchen que un crimen ocasional ha ocurrido en su ciudad.

Los abducidos que aprenden demasiado sobre la naturaleza real de las abducciones se preocupan, se vuelven no cooperativos y sospechan de sus abductores. Esto puede ser contrarrestado si las abducciones negativas se enmarcan como siendo un fenómeno que ocurre demasiado lejos como para preocuparse.

 

Si el abducido cree que los informes de abducciones negativas no tienen nada que ver con sus propias experiencias, se sentirá seguro y continuará cooperando. Los alienígenas negativos se preocupan mucho de su imagen pública porque la utilizan para influir los comportamientos que desean en sus desencaminados objetivos, así cualquier percepción que empañe esta imagen debe ser puesta en cuarentena y desarticulada.
 


Algunos extraterrestres, al tener poca comprensión de la emoción o de la individualidad, pueden manejar rudamente a la gente con total incompetencia y falta de finura.

Esto podría ser verdad en algunos casos, pero no todas las abducciones negativas están caracterizadas únicamente por procedimientos dolorosos que puedan ser explicados como producidos por la incompetencia. La programación mental, la tortura, la violación y la recolección de energía no son errores, sino hechos intencionados.
 


Los grises desarrollaron esos cabezones porque su sociedad otorga el mayor interés al intelecto. Se clonan porque las cabezas grandes no encajarían en el canal de nacimiento. La clonación reduce las variaciones entre individuos, motivo por el cual tienden a ser parecidos. Cuando se trasladaron al subsuelo para sobrevivir a las inhospitalarias condiciones de la superficie, sus cuerpos se hicieron más pequeños para hacer un mejor uso de la limitación del espacio.

 

Para compensar la falta de luz solar natural, la pupila de sus ojos evolucionó para realmente cubrir la superficie total del ojo.

Esto es un ejemplo de tomar lo que el público supone acerca de los grises e incorporarlo en una historia plausible pero errónea. El objetivo aquí es presentar a los grises como su propia civilización sensible que sufrió un cataclismo y tras una larga adaptación evolucionaron en su extraña actual forma.

 

La historia de arriba es a todas luces falsa; sus característicos ojos negros no son pupilas gigantes sino oscuras envolturas que cubren bien sea unos ojos tipo reptil, bien un sensor tipo cámara, según el tipo de grises. Si sus ojos negros fueran pupilas súper crecidas para capturar más luz, el entorno de la abducción no estaría tan brillantemente iluminado, y la luz iluminaría la zona posterior de sus retinas haciendo que sus ojos fueran de todo menos negros.

 

Más que ser una civilización en ellos mismos, los grises son más probablemente entidades artificiales desarrolladas en tanques para convertirse en mejores trabajadores zánganos para otros alienígenas.
 


Los grises necesitan nuestra genética para restablecer lo que han perdido a través de generaciones de clonaciones. Los grises utilizan sondas e implantes para tomar muestras de nuestros neuroquímicos, con la esperanza de simularlos para sí mismos para que puedan de nuevo sentir emoción.

Ningún otro tópico desinformativo ha tenido más tirada que este. Aparentemente justifica el programa total de abducción, y su recolección de materiales biológicos humanos. Pinta a los grises como una raza moribunda que necesita nuestra simpatía y cooperación, pero lo más probable es que sean entidades manufacturadas.

 

Son marionetas disponibles equipadas con una historia de fondo fabricada para manipular la percepción pública acerca de la presencia extraterrestre. Observen como su historial utiliza todos los rumores científicos que definen nuestra cultura moderna, sin nunca pasar la raya de los límites de nuestra cultura. Polución, radiación, guerra, evolución, ingeniería genética, clonación, todo ello entretenido, reconocible y paladeable para el público.

 

Si en vez de esto la historia fuera acerca de autómatas biológicos interdimensionales, desarrollados en tanques de crecimiento de tiempo acelerado, a partir de humanos reciclados y de partes de ganado vacuno y de fluidos, resultaría demasiado incómodo para la mayoría de personas.
 


La humanidad sigue ignorando la presencia extraterrestre, llevando a que los alienígenas recurran a tácticas de terror para cortar con nuestra ignorancia y ayudarnos finalmente a reconocerlos.

Esta racionalización presenta a los alienígenas negativos como niños ignorados, tan desesperados por atención que se convierten en delincuentes. Aplicar psicología infantil a los avanzados extraterrestres es cuanto menos ingenuo, aunque sirva a la estrategia de hacer resonar las fibras del corazón, dado que describe a los alienígenas como inocentes, desesperados, sufrientes, y reclamando atención. Las mutilaciones de ganado deberían ser un ejemplo de esta supuesta delincuencia.

 

Los humanos no dan reconocimiento a los alienígenas, por lo que chuletean algunas vacas para hacerse notar. Como teoría suena bien, pero las partes extirpadas durante las mutilaciones de ganado son estratégicamente seleccionadas para extraer valiosas sustancias, y construir humanoides artificiales.

 

Esto sin mencionar que si los alienígenas querían llamar nuestra atención hubiera sido mejor que volaran bajo por encima de las mayores ciudades durante el día, que herir vacas al azar.
 


Los incidentes aislados de abducciones aterradoras existen, y debemos distinguir entre éstas y la mayoría de abducciones que están realizadas por grises benevolentes.

A estas alturas existe tanta evidencia de abducciones negativas que no puede ya ser suprimida. En vez de ello, aquí la desvían, la racionalizan y la giran para preservar la agenda a cualquier precio. Dado que el porcentaje exacto de abducciones negativas es desconocido, da pie a fabricar arbitrariamente un porcentaje, y hacer aparecer que una buena parte es supuestamente realizada por grises benevolentes. Sin embargo, aquellos que impulsan la idea de grises benevolentes fracasan cuando se trata de hablar de la posibilidad de recuerdos pantalla que recubran las abducciones negativas con la ilusión de que son positivas.

 

Estos recuerdos pantalla están presentes en los procedimientos operativos estándar de los alienígenas negativos. Si esto no se tiene en cuenta, no se puede decir con seguridad la proporción de abducciones realizadas por grises que son positivas.
 


Los extraterrestres operan de formas invisibles para sobrepasar nuestra negación consciente de ellos, pero operan en nuestro mundo a pesar de todo porque subconscientemente les hemos invitado.

Lo que implica es que operan furtivamente sólo para acomodar nuestra negación consciente, mientras que nuestro deseo genuino de invitarles yace soterrado en nuestro subconsciente. Esto racionaliza la naturaleza sigilosa de la presencia alienígena, culpando a la humanidad de ser voluntariamente ignorante de su interior espiritual que desea el contacto.

 

En relación a la agenda de los extraterrestres negativos, la declaración sería más correcta si se formulase así:

“Los extraterrestres dependen de nuestra falta de conciencia despierta para operar en formas furtivas, y utilizan nuestras vulnerabilidades subconscientes como puertas traseras para obtener un mayor acceso a nuestro mundo”.

Las hemorragias nasales que presentan los abducidos son simplemente reacciones psicosomáticas a los recuerdos enterrados de la abducción, que intentan asomar a la superficie.

Las hemorragias nasales están correlacionadas con la actividad abductiva, eso es cierto, pero en lugar de admitir que están causadas por un implante en el cerebro, que suena doloroso y preocupante, la correlación se explica como manifestación psicosomática de recuerdos tratando de abrirse camino a través de la barrera de negación, por lo que, por tanto, es cosa buena que esos recuerdos salgan finalmente a la luz.

 

Bien, los recuerdos de la abducción son suprimidos con el propósito de encubrir lo que realmente sucedió, y resguardar el frágil psiquismo del abducido contra el recuerdo de experiencias sobrecogedoramente terroríficas y traumáticas. Estos recuerdos no se pretende que suban a superficie, a menos que sean recuerdos señuelo o pantalla para inyectar datos falsos en la recopilación de literatura de investigación sobre abducciones.
 


La parálisis durante las abducciones es realizada a través de estimulación eléctrica remota del cerebro, y tiene un efecto colateral rejuvenecedor en la persona que ha sido paralizada

La parálisis es otro rasgo que no puede ser descartado, dado que tantos abducidos informaron sobre ella, por tanto se le tiene que dar un giro. Aquí el giro es que tiene un efecto terapéutico y rejuvenecedor sobre el cuerpo, y que por tanto deberíamos buscar el ser paralizados puesto que fomenta nuestra salud y vitalidad. Sin comentarios.
 


Cuando los extraterrestres muestran a los abducidos visiones traumáticas de holocausto, muerte y destrucción planetaria, es simplemente para inducir una reacción emocional para que se produzcan neuroquímicos que los grises desean estudiar.

La mejor manera de darle un giro a esto es enmarcarlo como la inocente persecución de una curiosidad científica. Esta explicación simplista no encaja con la naturaleza sofisticada, intencionada y de servicio a sí mismos de las facciones alienígenas involucradas en tal tipo de procedimiento. Existen varias explicaciones mucho mejores.

Primera: el procedimiento es otra forma de recolección de energía a través de la inducción de miedo y terror. No incluye tubos o agujas insertados en el cerebro, por tanto no se trata de recoger neuroquímicos físicos, sino la energía emocional emitida, que no los necesita para ser drenada.

Segunda, puede ser una forma de programación de destino, para adoctrinar a los abducidos con expectación y agitación acerca de la crisis que la humanidad enfrente, y por tanto hacerles cooperar de forma más formal y dedicada con alienígenas que supuestamente salvarán el mundo.

Tercera, puede ser un intento de accionar, y por tanto revelar, programas escondidos en abducidos que son una amenaza para la agenda alienígena, programas de tipo pre-encarnado pertenecientes o bien a la misión espiritual de él o ella en la Tierra durante estos tiempos finales, o bien a misiones programadas en él para competir con las facciones alienígenas, que desean que estos programas permanezcan inactivos hasta que la Tierra pase por acontecimientos apocalípticos.

 

Extrayendo esta información, los alienígenas que llevan a cabo este procedimiento ganan inteligencia vital que puede ayudarles a apropiarse de la agenda contraria.

 


4. Enmarcan la interferencia alien en la luz divina o en el destino


Nuestra misión divina es trabajar con los grises, para permitir que nuestra genética se funda con la suya y les permita recuperar su flexibilidad emocional.

 

Ellos necesitan esto para ayudarles a fundirse con Dios. Es la unión espiritual y genética de humanos y grises lo que preservará el futuro de ambos.

Muy a menudo las personas se remiten a un propósito mayor, o a poderes más elevados, a causa de la fe ciega, la programación y el emocionalismo en vez de por razón y experiencia. En su interior, los humanos saben que existe un propósito más elevado, pero debido a su falta de conocimiento estos impulsos espirituales son fácilmente desviados hacia resultados anti-espirituales.

 

Observen aquí que todo, excepto el resultado final, es aparentemente positivo: recuperar las emociones, misión divina, fusión con Dios, unión espiritual, preservar el futuro, y todo esto. El resultado de la unión genética, sin embargo, es el posterior bloqueo hacia abajo de la matriz del alma humana, a través de la infusión de genética cibernética.

 

Piensen en lo mucho que los grises carecen de libertad, individualidad, autodeterminación, compasión, y de cualquier traza de rasgos espirituales más elevados, y cuán fácilmente son programables y manipulables a través de una interfaz telepática, y verán la dirección hacia la cual será modificada la humanidad a través de una unión genética con los grises.
 

 

5. Amenazan con las consecuencias de la no cooperación


No podemos vencer solos a los reptilianos renegados, dado que ellos ignorarán nuestra autoridad y disponen de tecnología más avanzada. Así pues precisamos ayuda externa. Los reptilianos no nos dejarán sin luchar, y los grises son nuestra única esperanza.

Si el problema pudiera solucionarse únicamente a través de una batalla física, entonces los humanos seríamos totalmente aplastados. Incluso así, aliarse con la facción alienígena errónea causaría posteriores problemas. Los grises no tienen un buen registro de trayectoria de honestidad y sinceridad, y son parecidos a un caballo de Troya construido por la misma amenaza.

 

Existen otras facciones, por ejemplo tipos de nórdicos positivos, que serían mejores aliados, aunque probablemente ofrecerían ayuda no física en lugar de una intervención militar. Lo que está bien, porque la solución de todo este lío es metafísica más que física. De cualquier manera, los rudos métodos físicos de resistencia son esencialmente fútiles.

 

Se planteará la elección de permanecer en la caja, y aliarse con los grises, o salir de ella y alinearse con las fuerzas trascendentes positivas, que ofrecen un acercamiento más creativo, fundamentado en inteligentes principios espirituales.
 


Nuestras tecnologías terrestres son insuficientes para ayudarnos a superar nuestras crisis de energía, alimentos y clima. Para sobrevivir necesitamos tecnología extraterrestre.

El por qué no están siendo utilizadas estas tecnologías no es debido a la incompetencia o estupidez humana, sino a la supresión del talento e ingenio extraordinarios por parte de fuerzas humanas y extraterrestres, interesadas en mantener su stato quo. Las tecnologías punteras pueden ser suprimidas para construir exactamente esta condición de desesperación, a fin de que los supresores se ofrezcan a sí mismos como solución.

 

Por ejemplo, creando la necesitad mundial de adicción al petróleo, e impidiendo algo tan simple como la fabricación masiva de coches eléctricos, eficientes y accesibles, una crisis de petróleo puede poner al mundo de rodillas, dejando a las personas inmovilizadas, muriendo de hambre, y tan desesperadas como para entregar cualquier cosa, incluyendo su libertad, a fuerzas que ofrezcan mejorar sus sufrimientos.

 

La tecnología ya la tenemos, y cualquiera familiarizado con la ciencia más avanzada o con la tecnología boicoteada, sabe cuán cuidadosamente éstas se mantienen fuera del dominio público.

 

Las insuficiencias de nuestra corriente principal de tecnología son totalmente manufacturadas.

 


6. Convencen a través de promesas y recompensas


Los extraterrestres pueden otorgar dones de clarividencia, poderes sanadores y otras proezas paranormales si cooperamos con ellos.

Estos poderes son la zanahoria que cuelga como incentivo para la sumisión, y prueba la benevolencia alienígena. Después de todo, parecería como si ser premiados con poderes sanadores y psíquicos debiera ser cosa buena. Si bien las habilidades paranormales pueden desarrollarse durante una formación espiritual, especialmente cuando se realiza bajo la guía de entidades realmente positivas, también pueden ser inducidos o enseñados con propósitos estratégicos por fuerzas que se sirven a sí mismas.

 

Por tanto, los poderes psíquicos y sanadores, por sí mismos, no son representativos de la intención hacia quiénes los reciben, los enseñan o los usan. No contraviene la agenda alienígena si un abducido puede ahora curar a algunas personas o predecir su futuro, y al contrario sirve a la agenda puliendo su imagen y animando a otros a cooperar.

 

Esto son baratijas sin valor, entregadas a cambio de obediencia. Observen que las facciones extraterrestres negativas, incluyendo las que se camuflan como positivas, nunca entregan a sus abducidos verdadera libertad, conocimiento preciso o discernimiento práctico.
 



FUENTE: BIBLIOTECA PLEYADES

Etiquetado en Extraterrestres

Comentar este post