TERRENOS QUE MATAN

Publicado en por ORION

Terrenos que matan según los misterios de la humanidad

Campos geomagnéticos

Otro de los misterios de la humanidad son ciertos lugares, donde el campo geomagnético se manifiesta con mayor intensidad, alcanzan un fuerte grado de peligrosidad. Se trata de las llamadas zonas geopatógenas, donde jamás deben construirse edificios de ninguna clase. Es en esos lugares donde aparecen las casas que matan, los hospitales asesinos, las escuelas de mala suerte, los cines y teatros condenados al desastre. Todos encierran vibraciones naturales nocivas, que pueden causar graves daños a los seres que a ellos acuden o en ellos viven.
Suelen localizarse estos lugares mortales sobre mantos acuíferos que emiten cierto tipo de radiaciones que pueden ser captadas con la varita de los radiestesistas. Se han realizado pruebas con ratas colocadas sobre una zona de aguas subterráneas. Enfermaron en su mayoría, mientras nada sucedía a las que estaban fuera de la zona de influencia maléfica, fácil de detectar con un contador Geiger.

Opinan los geobiólogos que el mismo fenómeno se opera en los hospitales donde hay camas malditas en las que mueren los pacientes. Y resulta también imposible tomar radiografías o electrocardiogramas. No resultan, o salen defectuosas, por culpa de las radiaciones venidas del subsuelo. Estas zonas letales son largas y estrechas, lo que pudiera indicar la presencia de un río subterráneo o de un depósito de agua de características especiales. Basta a veces con cambiar de lugar una cama, una mesa o un aparato eléctrico para eliminar cualquier influencia nefasta. Los lugares con fuertes radiaciones subterráneas ven crecer la influencia de los casos de cáncer e influyen en el carácter de la gente. Es lo que sucede en algunas ciudades construidas sobre capas freáticas cuyos habitantes tienen fama de ser violentos. Pero, como, a juicio de los científicos, esto no pasa de ser charlatanería, nadie se ha preocupado por construir las escuelas, los hospitales y las viviendas lejos de las zonas geopatógenas. De igual manera, los agricultores se evitarían muchos problemas, de utilizar un contador Geiger, antes de cultivar un campo dueño de estas características negativas. Son tierras que, por más que se rieguen y se fertilicen, jamás producen nada que valga la pena.

Etiquetado en Misterios

Comentar este post